¿Tienes dudas?

    Te llamamos

    O puedes contactarnos en el 914 287 393 o en teayudamos@finanbest.com. Dada la situación de excepcionalidad provocada por el Covid19, te rogamos utilices de manera preferente el correo electrónico para poder darte un mejor servicio. Nuestro horario de atención es de lunes a viernes de 9h a 18h

    ¡Gracias!

    Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible

    ¿Qué gestor automatizado tiene la comisión de gestión más baja?

    Finanbest | octubre 29, 2021 | 0

    Un producto de inversión tiene una característica muy especial en lo que concierne su precio: es el único producto dónde la relación entre el precio y la calidad, se da la vuelta pasado cierto punto. En el caso de los coches, si un coche es el triple de caro que otro, algo más debe tener: puede correr más rápido, ser más seguro, más confortable, más robusto o incluso más bonito. No necesariamente correr tres veces más rápido o ser tres veces más confortable, pero algo mejor debe de ser. Lo mismo para una habitación en un hotel o para un ordenador portátil: cuanto más caro o mejor, o más potente, o más capacidad o… algo más.

    No es así en los productos financieros. Si bien es cierto que los primeros euros de comisión añaden valor a la gestión, dando acceso, por ejemplo, a un modelo cuantitativo de optimización del Asset Allocation, a un sistema automatizado de gestión de cartera y de seguimiento del riesgo, o a un equipo gestor experto en temas de mercados y de macroeconomía, llegado cierto punto ya no sirve de nada pagar más caro: la rentabilidad que se puede obtener no es proporcional al dinero que uno está dispuesto a gastar en comisiones. Un fondo con una comisión de gestión del 20% por año no es necesariamente mejor que un fondo con una comisión de gestión del 1% ¡más bien lo contrario!

    Los bajos costes son una parte esencial de la propuesta de valor de los gestores automatizados. Ofrecemos productos mejores que los de la banca tradicional, a un coste muy inferior.  Este menor coste se traduce directamente en rentabilidad adicional para el cliente. En efecto, las comisiones se deducen de la propia inversión, siendo así un lastre para la rentabilidad. Más allá de cierto umbral, cualquier coste o comisión adicional no puede añadir valor, más bien destruye valor.

    El modelo de negocio de Finanbest (digital, sin oficinas) y nuestra filosofía de inversión (automatización, Asset Allocation optimizado en base a un modelo cuantitativo, fondos diversificados y económicos) hacen que tengamos costes muy bajos y logremos así llegar a este punto óptimo dónde podemos ofrecer el máximo valor posible en una cartera gestionada de fondos de inversión, al mejor precio para nuestros clientes. La banca tradicional tiene costes operativos (oficinas, empleados…) muy superiores a los que tenemos en Finanbest y por eso tiene que cobrar comisiones más elevadas. Además tiende a aprovecharse de la pasividad y de la lealtad de sus clientes cobrándoles a veces más de lo necesario o de lo debido.

     

    Análisis del coste total de una cartera

    El coste total de una cartera gestionada se descompone en tres partes:

    • – Una comisión de gestión: lo que cobramos nosotros, Finanbest (o cualquier otro gestor), por gestionar el patrimonio que nos confían nuestros clientes
    • – Una comisión de custodia y liquidación de valores: lo que le cobra el banco (Cecabank en nuestro caso) por las cuentas que abrimos a nombre de cada cliente, una cuenta corriente y una cuenta de valores
    • – El coste de los fondos: las gestoras de los fondos que seleccionamos para las carteras de nuestros clientes (Pictet, Vanguard, BlackRock, etc.) cobran por su gestión. Estas comisiones (TER: Total Expense Ratio) se cobran directamente de la rentabilidad de los fondos.

    En el caso de Finanbest los costes son:

    • – Una comisión de gestión: entre 0,39% y 0,15% por año, IVA incluido, en función del volumen gestionado (modalidad Flat)
    • – Una comisión de custodia y liquidación de valores: 0,13% por año, IVA incluido
    • – El coste de los fondos: este coste depende de la cartera seleccionada, y varía actualmente entre 0,17% en el caso de la cartera Profile Red 100% indexada, y 0,41% en el caso de las carteras Profile Grey y Blue

    Es decir que de media, el coste total de una cartera de Finanbest, considerando los tres apartados, está en torno al 0,85% anual IVA incluido, considerando el tramo inferior a 100.000€ de la comisión Flat, que es donde están incluidos la mayor parte de nuestros clientes.

    Ahora nos enfocaremos en el primero concepto: la comisión de gestión que un gestor cobra por su labor de Gestión Discrecional de Carteras (GDC).

     

    ¿Quién cobra menos?

    En la siguiente tabla hacemos una comparativa de las comisiones de gestión de los principales gestores automatizados independientes en España, con la información obtenida de las páginas webs de cada uno de ellos:

    Como se puede observar en la tabla, en lo que se refiere a comisión de gestión en todos los casos somos los más económicos o los segundos más económicos, dependiendo del volumen gestionado.

     

    Coste total: comparativas

    En diversas comparativas de costes de los gestores automatizados españoles, donde se tienen en cuenta los costes totales (gestión + custodia + TER), solemos aparecer entre «los caros», pero hay que recalcar que, como acabamos de ver, no es que nosotros cobremos más que el resto, sino que algunos fondos de los que seleccionamos para las carteras de nuestros clientes son un poco menos económicos que los de nuestros competidores. Este sobrecoste no va «a nuestro bolsillo», va a las gestoras de los fondos en los que invertimos.

    ¿Cuál es el motivo de seleccionar en algunos mercados fondos ligeramente menos económicos? En los mercados de renta variable damos prioridad a fondos indexados, los cuales tienen unos costes muy bajos, pero en algunos mercados de renta fija preferimos fondos de gestión activa, lo que incrementa ligeramente el coste medio de los fondos (TER). En efecto, en el debate «gestión pasiva vs gestión activa» tenemos una visión pragmática: nos aprovechamos de lo mejor de ambos mundos. En algunos mercados de renta fija, como por ejemplo bonos High Yield o bonos soberanos chinos, no hemos encontrado buenos fondos indexados pero sí buenos fondos de gestión activa. También es el caso en la inversión ASG, y por eso nuestra cartera Green ISR invierte principalmente a través de fondos de gestión activa.

    Es importante ser consciente de que la indexación no es la panacea universal. Un fondo indexado es tan bueno como el índice que replica: si el índice es muy bueno, como es el caso por ejemplo del S&P 500, entonces el fondo de gestión pasiva será muy bueno. Pero si un índice no es del todo satisfactorio, sus limitaciones y desventajas estarán también en el fondo indexado. Es importante analizar esto con mucho cuidado, mercado por mercado, y mantener la mente abierta para poder acceder al máximo numero de opciones y alternativas.

    Actualmente, este es el reparto entre fondos indexados y fondos de gestión activa que utilizamos para la construcción de nuestras carteras Profile:

     

    En base a esto nos gustaría hacer dos reflexiones:

    1- Se trata de calidad de producto: Aquí vamos a utilizar el ejemplo del constructor de una casa. Imaginemos que decidimos construir nuestra propia casa y que para ello contratamos a un constructor. Probablemente, a la hora de elegir el constructor, elijamos el más barato, siempre y cuando cumpla con todos los requisitos legales para ejercer su función, ya que el trabajo desempeñado por uno u otro constructor será muy similar. Aquí la variable más relevante para tomar la decisión es el precio. En cambio, a la hora de elegir los materiales y componentes de la vivienda, habrá veces que elijamos los más baratos también al no haber grandes diferencias, pero habrá otros en los que queramos las mejores calidades o los mejores productos por diversos temas: seguridad, aislamiento, comodidad… Por ejemplo, es posible que para la pintura, las bombillas o la cristalería utilicemos los productos más baratos del mercado, pero quizás en la puerta de la entrada, la cerradura, la electricidad o la fontanería, prefiramos utilizar productos más caros para ganar en seguridad, tranquilidad y calidad. La banca tradicional, hilando con la analogía del constructor de casa, tiende a utilizar sus propios materiales para construir la casa de sus clientes: en vez de buscar los mejores materiales al mejor precio, utiliza los de sus propias fábricas, que no necesariamente son los mejores, ni los más baratos…

    En nuestro caso es un poco lo mismo, siguiendo con el ejemplo, nosotros seríamos el constructor. Todos los gestores automatizados independientes aprobados y regulados por CNMV cobramos comisiones muy ajustadas, siendo casi siempre nosotros los más baratos. Pero en coste total, es cierto que nosotros somos ligeramente más caros: en casos concretos, utilizamos «mejores materiales», un poco más caros, para la construcción de nuestras carteras.

     

    2- La gran reducción de costes no se mide en «puntos básicos»: Aunque comenzábamos el post explicando la importancia de la reducción de costes a la hora de invertir, queremos recalcar la idea que «la cosa no va de 5 o 10 puntos básicos» (0,05% o 0,10%). Con esto queremos decir que el gran salto y ahorro está en pasar de las comisiones habituales de la banca tradicional de entre el 1,5% y 3% por servicios como el nuestro (y de peor calidad) a comisiones por debajo del 0,9% o 0,8%. En esas magnitudes, el conseguir reducir unos pocos puntos básicos más las comisiones tendrá un impacto muy limitado en la rentabilidad por el lado de la lógica «menos comisión es menos lastre», pero puede perjudicar a las carteras (rentabilidad y riesgo) si esta reducción de comisiones se hace a costa de una selección de fondos incorrecta (en algunos mercados, el fondo más barato no es siempre el mejor) o si implica no invertir en algunos mercados pese a sus características interesantes en términos de diversificación y de rentabilidad potencial.

     

    Dicho esto…

    Dicho todo eso, lo que realmente importa: rentabilidad y control del riesgo.

     

     

    ¿Quieres conocer tu perfil inversor y descubrir qué cartera te recomendamos?

     

     

     

     

     

     

     

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *