¿Tienes dudas?

Te llamamos

O puedes contactarnos en el 914 287 393 o en teayudamos@finanbest.com. Dada la situación de excepcionalidad provocada por el Covid19, te rogamos utilices de manera preferente el correo electrónico para poder darte un mejor servicio. Nuestro horario de atención es de lunes a viernes de 9h a 18h

¡Gracias!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible

¿Qué es el test de idoneidad y para qué sirve?

Javier Poveda | agosto 20, 2020 | 0

Desde el año 2007, todas las entidades financieras de la Unión Europea están obligadas a cumplir con las directrices de la normativa MIFID (actualizada recientemente con MIFID II). Esta normativa tiene como objetivo garantizar la protección de los consumidores en su acceso a los mercados financieros. El test de idoneidad es una de las herramientas que se utiliza para conseguirlo.

Se trata de un cuestionario que se utiliza para evaluar cuáles son los objetivos de inversión de una persona, cuál su situación financiera y cuáles los conocimientos que tiene sobre los mercados financieros. El resultado de este test determina el perfil de riesgo del inversor.

Cualquier entidad financiera que preste un servicio de asesoramiento o de gestión de carteras está obligadas a hacerle un test de idoneidad a sus clientes minoristas con el que determinar cuál es su grado de aversión al riesgo. En general, esta aversión al riesgo clasifica a los inversores en:

 

  • Conservadores: son aquellos que deben contratar productos de riesgo bajo.
  • Moderados: contratan productos de riesgo medio.
  • Arriesgados: contratan productos de riesgo alto.

 

De esta forma, la entidad podrá ofrecer al inversor productos financieros y de inversión que se adapten a su perfil. El objetivo es evitar que el cliente pueda contratar un producto que no se adapte a sus objetivos financieros o que realmente no entienda.

Por ejemplo, en el caso de un inversor conservador, el producto financiero ideal debe ser aquel que comporte un riesgo muy reducido. Si se trata de una cartera de fondos de inversión, esta debe estar compuesta en su mayor parte por activos de renta fija (poco volátiles), mientras que la presencia de la renta variable (muy volátil) será casi simbólica.

Por el contrario, un inversor de perfil arriesgado estará dispuesto a asumir grandes riesgos y a contratar productos financieros más complejos. En este caso, la cartera de fondos estará formada en su mayor parte (quizás incluso de forma íntegra) por activos volátiles que puedan proporcionar una gran rentabilidad, como las acciones.

¿Cómo es el test de idoneidad de Finanbest?

En Finanbest es obligatorio que todos nuestros clientes realicen un test de idoneidad antes de contratar nuestras carteras. En este test, te preguntaremos por cuestiones como las siguientes:

 

  • Tu edad.
  • La cantidad de dinero que te gustaría invertir.
  • El plazo estimado de tu inversión.
  • Tus objetivos.
  • Tus ingresos anuales.
  • Tu porcentaje de gasto.
  • La estabilidad de tus ingresos.
  • Tus activos totales.
  • Tu reacción ante determinados sucesos económicos.
  • etc

 

Las respuestas que nos proporciones en este breve cuestionario (se responde en solo 2 minutos) nos permite conocer cuál es tu situación financiera actual, cuáles son tus objetivos de inversión y qué conocimientos tienes sobre el funcionamiento de los mercados financieros. 

En definitiva, nos permite descubrir tu perfil de riesgo y, de esta forma, ofrecerte la cartera de inversión que más te conviene.

Tenemos una cartera de inversión para cada perfil de inversor

En Finanbest ofrecemos seis carteras de inversión que se adaptan a cualquier perfil de inversión: son las Carteras 10, 20, 30, 40, 50 y 60. Las ordenamos de menos arriesgada a más arriesgada.

En el caso de la Cartera 10, por ejemplo, sus activos son renta fija en un 92% y renta variable en solo un 8%. Es la cartera de menos riesgo que tenemos, dirigida a los inversores más conservadores (su volatilidad objetivo es del 2,3%).

La Cartera 30, mientras tanto, estaría dirigida a inversores con un riesgo medio, ya que está compuesta por un 54% de renta fija y por un 46% de renta variable. En este caso, la volatilidad objetivo es del 8,6%.

Para los inversores que estén dispuestos a asumir un riesgo muy alto tenemos la Cartera 60, que está compuesta de forma íntegra por renta variable con el objetivo de obtener una rentabilidad anual a largo plazo del 7,2%. La volatilidad objetivo en esta ocasión es del 18,7%.

Si quieres conocer cuál es la cartera que más te conviene, solo tienes que hacer nuestro test de idoneidad. 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *