¿Tienes dudas?

Te llamamos

O puedes contactarnos en el 914 287 393 o en teayudamos@finanbest.com. Nuestro horario de atención es de lunes a viernes de 9h a 18h

¡Gracias!

Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible

Mercados bursátiles y activos financieros

Finanbest | enero 22, 2020 | 0

Mercados bursátiles y activos financieros: ¿Qué son? ¿Cómo funcionan?

 

En una entrada anterior señalamos la importancia y necesidad de promover la educación financiera en la sociedad. Para proseguir en la divulgación de esta disciplina, desde Finanbest nos gustaría explicar un par de nociones que son básicas pero claves para posteriormente poder comprender conceptos más complejos.

Hoy queremos hablar de los mercados bursátiles y de los activos financieros. 

 

¿Qué son y cómo funcionan los activos financieros?

Un activo es cualquier cosa que es de nuestra propiedad y que posee un valor económico. Los activos pueden ser de diversos tipos. Por ejemplo, están los activos tangibles que son bienes físicos que son de nuestras propiedad (un coche o una casa que sea nuestra), los activos intangibles que aunque no tengan sustrato físico sí tienen valor económico (una patente o el derecho de explotación de una propiedad) y los activos financieros.

Los activos financieros son productos monetarios que obtiene una persona al financiar a una persona o una empresa. En dicho activo se refleja el derecho de su propietario a obtener una ganancia futura por parte de la persona o entidad que fue financiada.

Todo activo financiero reúne tres características fundamentales: rentabilidad, riesgo y liquidez.

La rentabilidad es la capacidad del activo de otorgar ingresos futuros a su propietario, el riesgo es la posibilidad de afrontar una pérdida total o parcial del valor del activo y liquidez es la facilidad de un activo financiero en convertirse en dinero en efectivo o de intercambiarse en los mercados bursátiles.

 

¿Qué son los mercados bursátiles? 

Un mercado es el marco en el cual una persona que quiere comprar un bien o servicio (demandante) se pone de acuerdo con una persona que quiere venderlo (oferente). No tiene que ser necesariamente un lugar físico sino simplemente un entorno en el que los demandantes y oferentes que parten de intereses contrapuestos negocian un precio al cual hacer sus intercambios comerciales. 

A los mercados se les asocia con el producto que en ellos se transacciona. Así, el mercado en el que se intercambian naranjas es el mercado de naranjas, el mercado donde se compra (y vende) aceite es el mercado de aceite y el mercado de activos financieros se les denomina mercados financieros o mercados bursátiles.

 

¿Cómo funcionan los mercados bursátiles?

Operar en los mercados bursátiles no siempre es posible para cualquier particular. En determinados activos financieros como letras y bonos del Tesoro es posible la compra directa por parte del demandante. Pero en otros tipos de activos como la renta variable y las acciones de empresas cotizadas, las operaciones de compraventa solo pueden efectuarse con la intermediación de un bróker u otro operador autorizado que se encargue de poner en contacto a personas que quieren comprar acciones con quienes quieren venderlas.

Para ganar dinero en Bolsa existen dos estrategias principalmente: las posiciones cortas y las posiciones largas.

Las posiciones largas son las más intuitivas para el ciudadano de a pie y con la que mejor casan con su concepción de la especulación de “comprar barato, vender caro”. Básicamente esto se consigue comprando unos activos financieros a un precio X, esperar a que suban en Bolsa y venderlos posteriormente a un precio X más Y, siendo Y mi rentabilidad.

Las posiciones cortas en cambio es una estrategia de inversión en la que se gana apostando por la caída del precio de una acción bursátil. ¿Cómo? Existen varias formas pero una de las más comunes y fáciles de comprender es en tomar prestadas unas acciones -u otro activo- temporalmente, pagando un interés por ello (generalmente un interés referenciado al euribor que más se ajuste al plazo en el que se alquilan). Si creemos que esas acciones que cotizan por ejemplo a 20 euros están caras y van a bajar, las tomamos prestadas con la promesa de devolverlas en un periodo establecido, las vendemos inmediatamente por esos 20 euros y esperamos a que caigan. Si bajaran a unos 15 euros en ese plazo, las recompramos a este precio y se las devolvemos a su titular. Las ganancias serían esos 5 euros de diferencia por acción menos el interés pagado al titular por habernos alquilado esas acciones temporalmente. 

Como puedes observar, los activos financieros y los mercados bursátiles no son tan herméticos ni complejos de entender. En Finanbest tenemos un compromiso con la divulgación y promoción de la educación financiera y en posteriores post te seguiremos desgranado otras particularidades del mundo de la inversión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *